Que son los nootrópicos y cómo usarlos

Posted on Posted in español

Ya tienen un tiempo entre nosotros, sin embargo su nombre recién comienza a ser conocido e identificado plenamente. Nos referimos a los nootrópicos, sustancias que también son conocidas con los apelativos de potenciadores cognitivos, drogas inteligentes o estimulantes cognitivos. En esencia, un nootrópico, es toda aquella sustancia que potencia, mejora, optimiza y agudiza ciertas funciones cognitivas, es decir, funciones cerebrales.

Las funciones cognitivas que se ven alteradas por el uso de los nootrópicos son: memoria, inteligencia, cognición, motivación, creatividad, inventiva, concentración, etc. El nombre “nootrópico” engloba en realidad, a una amplia gama de sustancia de diferente naturaleza, entre las cuales tenemos aquellas que son neuroprotectoras, neuroregeneradoras, agentes vasoactivos, vasodilatadores periféricos, hormonas, neuropéptidos, vitaminas y oligoelementos.

Paradójicamente, aún no se conoce el mecanismo de acción de muchos de estos nootrópicos, sin embargo, se sabe que muchos de ellos actúan mejorando el metabolismo cerebral a diferentes niveles e incluso propiciando un franco ambiente de neurogénesis, es decir, estimulando el crecimiento neuronal y sináptico.

Lo cierto es que solo existe un puñado de sustancias que han pasado la prueba, por lo menos a los ojos de stablishment científico. Esto es, que realmente han demostrado algún grado de mejoría en los procesos cognitivos. Muchas otras sustancias aún se encuentran en fase de desarrollo, investigación y prueba. El nootrópico más conocido en la actualidad es la cafeína, sustancia que puede ser catalogada como un estimulante (1).

Estas sustancias tenían inicialmente el propósito de tratar ciertas enfermedades degenerativas con afectación cognitiva y motora, tales como la enfermedad de Parkinson, Alzheimer, ADHD y Huntington. Solo fue cuestión de tiempo que los investigadores comenzaran a reportar su eficacia como potenciadores cognitivos, generando cierta preocupación en círculos científicos (2).

Las sustancias nootrópicas están siendo empleadas de forma amplia por estudiantes que desean mejorar su rendimiento académico, a pesar de la falta de estudios concluyentes, no solo acerca de su efectividad, sino también sobre su seguridad y efectos sobre la salud a largo plazo, en personas sanas (3).

Es frecuente el uso de sustancias como la dimetilamilamina y el metilfenidato, por personas jóvenes en universidades y centros de estudios superiores que desean mejorar su desempeño académico. Es importante remarcar que muchos factores idiosincráticos influyen en los efectos de los nootrópicos. Entre estos factores podemos citar por ejemplo: estado de salud, grado de dependencia, factores psicológicos y sociales (entorno) (4)(5).

Efectos secundarios conocidos

Como es de suponer, la mayor preocupación dentro de la comunidad médica, está enfocada en los efectos secundarios que estas sustancias poseen intrínsecamente. Para empeorar un poco más las cosas, no existen estudios acerca de la seguridad de los nootrópicos a largo plazo. Se sabe por ejemplo que los racetamos (derivados del piracetam) tienen pocos efectos secundarios serios y baja toxicidad, pero también hay muy poca evidencia sobre su éxito cuando son empleados por personas sin problemas cognitivos.

Si bien es cierto, la preocupación tiene un asidero legítimo, también hay que mencionar que muchos estudios realizados sobre los psicoestimulantes más efectivos, parecen sugerir que la adicción a estos es muy poco probable, cuando se usan en dosis terapéuticas razonables (6)(7).

Nootrópicos más conocidos

Estimulantes

Estudios de meta-análisis sugieren que los estimulantes, cuando se emplean en dosis bajas, parecen mejorar y acelerar las funciones cognitivas en los seres humanos. Dichos estimulantes ejercen una función antagonista del receptor D1 de dopamina y del adrenoceptor A2 (muchas veces en ambos a la vez), algo que tiene lugar en la corteza pre-frontal. Por otro lado, cuando las dosis son altas, estas parecen inducir ciertos déficits cognitivos (8)(9).

Entre los estimulantes más conocidos están: anfetamina, metilfenidato, eigeroicos, xantinas (en especial la cafeína) y la nicotina.

Nutraceuticos

Como son: panax ginseng, bacopa monnieri, ginkgo biloba, isoflavonas, salvia officinalis, etc.

Racetamos

Los racetamos son sustancia con similar estructura. Se trata de un nombre genérico que engloba a sustancias como: oxiracetam, pramiracetam, coluracetam y aniracetam. Estos compuestos han obtenido gran atención en años recientes, y ya están siendo comercializados en muchos países, de forma libre, sin necesidad de receta médica. El caso de los racetams es particularmente desafiante, puesto que aún no se han planteado mecanismos de acción conocidos. No obstante, tanto el aniracetam como el piracetam, son conocidos moduladores alostéricos positivos de los receptores AMPA, y todo parece indicar que también modulan los sistemas colinérgicos (9).

Colinérgicos

Obtienen su nombre, debido a que actúan sobre la acetilcolina, un importante neurotransmisor involucrado en la memoria a largo plazo, concentración y agudeza. Los colinérgicos de uso más extendido son la lecitina y la colina, ambos agentes precursores de la mencionada acetilcolina.

¿Cuáles son los nootrópicos más populares?

En orden de popularidad podemos mencionar a los siguientes:

  • Racetamos (piracetam, aniracetam, oxiracetam, fenilpiracetam, noopept)
  • Colina (bitartrato de colina, alpha GPC)
  • Tianeptina
  • Semax (variantes: n-acetil-semax, n-acetil-semax-amidato)
  • Selank (variantes: n-acetil-selank, n-acetil-selank-amidato)
  • Cafeina + l-teanina (efecto sinérgico comprobado)
  • Melatonina
  • Creatina

Como usar los agente nootrópicos

Ya que son los más populares, comenzaremos con los racetamos. El piracetam se comercializa como una sustancia que propicia la vigilia, y aumenta la memoria y la concentración: Quienes lo usan, aducen que esta sustancia mejora notablemente sus funciones cognitivas. Se recomienda una dosis de 1600 a 2000mg.

Se cree que el oxiracetam tiene una potencia de entre tres a cuatro veces la del piracetam. Se le comercializa como una sustancia capaz de disminuir la fatiga mental y mejorar la atención.

A partir del piracetam, también se obtiene el pramiracetam. Esta sustancia actúa a nivel de los receptores que auspician la memoria a largo plazo. Se aduce que es pramiracetam tiene 15 veces la potencia del piracetam. Se recomienda ingerirlo en capsulas, pues el sabor del polvo es bastante insufrible.

Existe otro potenciador cognitivo derivado del piracetam y que al parecer, sería hasta mil veces más potente que este, se trata del ya famoso noopept, el cual en ciertas dosis actúa como ansiolítico. Sus principales beneficios están en el campo de la neurogénesis y neuroprotección. La dosis recomendada es de 10 a 20 mg. Este nootrópico fue desarrollado en Rusia y en la actualidad es uno de los más baratos.

El aniracetam por otro lado, parece ser un eficaz protector contra el deterioro cognitivo, además de mejorar el aprendizaje y la concentración.

En algunos casos, los racetamos y el noopept, pueden generar algo de agotamiento mental, lo cual se debe a la depleción de colina en el cerebro, algo que se puede solucionar fácilmente con la ingesta de colina.

El semax es un neuropéptido desarrollado en Rusia. En la actualidad se considera como uno de los nootrópicos más seguros, cuya venta fue aprobada luego de 14 años de estudio, curiosamente no solo tienen propiedades beneficiosas sobre la cognición, sino también sobre el sistema inmunológico y hasta sobre las úlceras pépticas.

Conclusiones

Hay que tener en cuenta que las llamadas drogas inteligentes no tienen los mismos efectos en todas las personas. Existe lo que se conoce como respuesta idiosincrática, es decir, una respuesta típica muy personal en cada individuo. Por tanto es necesario tener mesura y sentido común al emplearlas. Si bien es cierto, la mayoría de nootrópicos son de venta libre, es necesario informarse acerca de lo que se ingiere, y en caso de ser necesario, pedir la opinión de un especialista.

 

Referencias

 

  1. Greely, Henry; Sahakian, Barbara; Harris, John; Kessler, Ronald C.; Gazzaniga, Michael; Campbell, Philip; Farah, Martha J. (December 10, 2008). “Towards responsible use of cognitive-enhancing drugs by the healthy”. Nature (Nature Publishing Group) 456 (7223): 702–705.
  2. “Smart Drugs and Should We Take Them?”. Dolan DNA Learning Center. Retrieved November 4, 2012.
  3. Sahakian B; Morein-Zamir S (December 2007). “Professor’s little helper”. Nature 450 (7173): 1157–9.
  4. Sattler, S.; Sauer, C.; Mehlkop, G.; Graeff, P. (2013). “The Rationale for Consuming Cognitive Enhancement Drugs in University Students and Teachers”. PLoS ONE 8 (7): e68821.
  5. Sattler, Sebastian; Wiegel, Constantin (February 25, 2013). “Cognitive Test Anxiety and Cognitive Enhancement: The Influence of Students’ Worries on Their Use of Performance-Enhancing Drugs”. Substance Use & Misuse (Informa Healthcare New York) 48 (3): 220–232.
  6. Stolerman IP (2010). Stolerman IP, ed. Encyclopedia of Psychopharmacology. Berlin; London: Springer. p. 78.
  7. Spencer RC, Devilbiss DM, Berridge CW (June 2015). “The Cognition-Enhancing Effects of Psychostimulants Involve Direct Action in the Prefrontal Cortex”. Psychiatry 77 (11): 940–950.
  8. Wood S, Sage JR, Shuman T, Anagnostaras SG (January 2014). “Psychostimulants and cognition: a continuum of behavioral and cognitive activation”. Rev. 66 (1): 193–221.
  9. Gualtieri F, Manetti D, Romanelli MN, Ghelardini C (2002). “Design and study of piracetam-like nootropics, controversial members of the problematic class of cognition-enhancing drugs”. Pharm. Des. 8 (2): 125–38.